Torneo de futbolín

•diciembre 1, 2008 • Dejar un comentario
En plena partida

En plena partida

Por Jorge Hernández

El viernes a la mañana, sobre las once o así, hicimos un torneo de futbolín por parejas, las que hicimos el jueves. Yo hacía pareja con Yeray Hernández, pero perdimos en el primer partido ocho a seis o a siete, no me acuerdo a cuánto, y luego nos fuimos a las colchonetas.

Luego, en las colchonetas fueron viniendo más gente que había perdido, y los últimos que llegaron de nuestra clase fueron Cristian Méndez y Asier, que habían llegado a la final.

-¿Habéis ganado o perdido?

-Hemos perdido- dijo Cristian

-Pero porque había repesca-dijo Asier-que si no hubiera habríamos ganado, porque les habíamos ganado una vez, pero ganaron la repesca.

-Pues por qué poco

Después, a la hora de comer, les dieron el premio a los ganadores, que creo que fueron unos bolígrafos y algo más.

Los talleres

•diciembre 1, 2008 • Dejar un comentario

En el taller de camisetas

En el taller de camisetas

Por CHRISTIAN MIRANDA

En Briñas hubo dos talleres el de camisetas que fue el martes y el de marionetas que fue el jueves. El de camisetas fue en la planta de abajo donde había aulas lo hicimos en dos mesas y al lado de las dos mesas dos lavabos para cada mesa. El de marionetas fue en el escenario que habían preparado para las películas y al lado estaban las mesas que estaban en U que allí lo hicimos.

El de camisetas fue un poco pringoso y por eso teníamos que llevar una bata pero a mi se me olvido y me manche toda la manga. Teníamos que llevar una camiseta blanca y sin dibujos .allí nos hacían elegir entre los dibujos que queríamos poner en la camiseta  teníamos que elegir entre 1 o 3 dibujos y nos lo teníamos que llevar a la mesa. En la mesa había un cúter  y una madera fina, teníamos que cortar lo de dentro del dibujo y calcarlo en la camiseta  luego cuando lo acabábamos de calcarlo lo dejábamos secar y no lo recogíamos asta que no fuéramos de Briñas.

El de marionetas fue un poco pegajoso en este no nos manchamos pero después del taller teníamos todas las manos pegajosas. Teníamos un clavo, un bote de pegamento de contacto y bastante goma espuma, teníamos que seguir las instrucciones de la monitora. Primero   teníamos que hacer la boca luego la cara y luego podíamos hacer todo lo que queríamos ojos, orejas, boca, pendientes, cejas……. Y luego cuando lo acabábamos los dejábamos secar y lo recogíamos junto a las camisetas el viernes.

El tiempo libre

•noviembre 27, 2008 • Dejar un comentario

Por: Saday Ríos

Os voy a hablar de lo que a sido para mi el tiempo libre en Briñas. Era la mejor forma de descansar, comunicarse, conocer gente nueva y divertirse.

Teníamos bastante:

Media hora de recreo, algunos días antes de comer, después de comer, ala hora de la merienda, antes de cenar y después de cenar.

Alguna vez que otra, cuando no hacia mucho frío, salíamos fuera y  solíamos estar en el patio, en unos bancos hablando, otros jugando al fútbol, a baloncesto…

Y cuando hacia frío solíamos estar dentro en una sala, jugando al futbolín, al ping-pong, a juegos de mesa o viendo la tele.

El primer día algunos solo estuvimos los del colegio ablando de lo que nos parecían los del otro colegio, de cosas que nos habían pasado, de quien le gustaba a quien… (Como de costumbre) y hubo otra gente, que empezó a conocer nueva gente jugando un partido de fútbol.

El miércoles tuvimos más porque fuimos a aro y allí pudimos estar por la zona que ellos nos dijeron un poco a nuestro aire.

Comprando golosinas, ablando por teléfono, dando una vuelta, sacando fotos…

Por las noches cuando nos tocaba ducharnos después de los chicos nos quedábamos en las habitaciones ablando, y como estaban frente a las del otro colegio una de bermeo entro y nos dijo:

-¿Tenéis planchas?

-Sí…

-¿Nos las podéis dejar?

-Es que ahora las necesitamos nosotras.

-¿Nos las dejáis luego?

-Sí.

-Gracias.

Y eso ha sido para mí el tiempo libre en Briñas.

Espero que os allá servido para saber donde hemos estado en esos momentos y cuanto hemos tenido.

Anecdotas del rodaje

•noviembre 27, 2008 • Dejar un comentario

Preparando una escena

Preparando una escena

Por YERAY HERNANDEZ

jueves, 27 de noviembre de 2008

Estábamos muy concentrados todos ya grabando el plano. Ander(el director) estaba sentado muy cómodo y muy relajado en una banqueta. Parecía un fideo sin cocinar, muy recto. Víctor(el cámara) estaba grabando a dos de los seis actores que iban a participar en esa escena que luego vendría el tercer actor que también tenia que grabar. Yo era su microfonista, el que grababa el sonido. El Eralantz(el otro cámara)y Jorge(el microfonista) tenían que grabar a los tres actores restantes que quedaban.

Era ya la toma numero nueve del plano cincuenta y algo de la secuencia seis. Era como una escena de Hollywood. Todo el mundo estaba centrado en su papel y además, a Asier le estaba saliendo bien el vocabulario que tenia que decir y todos ya contento de que nos iba a terminar ya el plano cuando de repente se oye una voz grabe diciendo:

-¡Corten!-dijo Ander Fernández(El director)

-Pero que dices, si nos estaba saliendo bien la escena y vas y lo estropeas, -dije yo.

-¡Pero para que dices corten! Era la única toma que nos estaba saliendo bien-dijo Peru.

-Pues hacemos otra toma y como nos quede la meto y ya esta, porque yo no voy a quedarme mas tiempo para grabar un plano que es muy fácil de hacer. –dijo Fidel.

Otra anécdota

Estábamos en los dormitorios, los actores estaban en las camas tumbados. Los focos estaban en el nivel tres para que diese bien luz a los actores, pero eso sí, con el papel especial azul para que pareciese de noche. El nivel tres es al que llamo el paso numero tres para elevarlo al nivel máximo, que serian dos metro y cincuenta centímetros.

En la primera toma ya estábamos grabando cuando un gracioso entro por la puerta y dijo:

-¿Habéis empezado a rodar?-ý sonó PLAC. El sonido de la puerta al cerrarse fuertemente.

-Corten.-dijo Fidel.

-Sí, ya estábamos grabando-dijo Peru enfadado.

Ya en la toma en la que se supone que nos saldría bien, yo como soy el microfonista tengo que grabar el sonido y en aquel plano participaban cinco personas, que estaban tumbados en la cama, pero yo no veía a dos de los cinco actores y pregunte:

-¿Pero, y donde esta Yeray?-dije yo como si estuviera en otro mundo.

-Corten-dijo Fidel.

-Y donde esta Yeray que ¿ehhhh?-dijo Peru-Y donde esta Yeray que- volvió a repetir.

-Es que tengo que grabarle lo que dice y como no le veía y no sabia done estaba y además estaba pensando en otra cosa, no sabia que estaba tumbado en otro cuadrado de camas.

Menos mal que en la toa numero tres en la que en esta se suponía que íbamos a rodar todo el plano bien salió bien y no interrumpió nadie. Mejor para todos, porque estábamos casi todos y los que no tenían que rodar en ese plano también, medios dormidos.

Hubo muchas más anécdotas. En algunas pasaron cosas divertidísimas, pero como no tengo mucha memoria, solo me acuerdo de algunas de ellas.

Y esto fue todo amigos ¡Je,je,je,je,je,je!


Las noches en Briñas

•noviembre 27, 2008 • Dejar un comentario
En los dormitorios

En los dormitorios

Por: Asier Renovales Fernández

Las noches de Briñas eran muy divertidas , las habitaciones de chicos y chicas estaban separadas por unos grifos y unos espejos que había en el medio de la habitación .La habitación era inmensa de grande y había por lo menos unas 25 camas ,las camas eran muy incomodas te ponías la almudada y parecía que no había nada.

La ultima noche fue la mejor todo nos fuimos al final de la habitación y empezamos a contar chistes muy graciosos , a la mañana siguiente nos despertamos y yo aparecí con Yeray. Hernández en la misma cama y en la otra Cristian Méndez con Erlantz entonces les dije vamos a despertar a gente pero Erlantz se fue a su cama y Yeray yo ferni y Cristian nos fuimos y Cristian le dijo a Yeray :

-Son las 3

-Si, pues me voy a la cama

Entonces Cristian ferni y yo nos echamos a reír por que eran las ocho entonces sonó la música y se tubo que levantar.

La llegada a Briñas

•noviembre 27, 2008 • Dejar un comentario

llegada

Por Nerea Alba Alvarez

Nosotros íbamos a Briñas una semana y como no habíamos ido nunca, no sabíamos como era.

Cogimos el autobús y empezamos el viaje duro una hora y media más o menos.

Cuando estábamos a punto de llegar  vimos como un edificio …  bueno no lo vimos muy bien por que había niebla.

El autobús se paro y todos dijimos sorprendidos:

– ¡ Ya hemos llegado ¡que bien!

El conductor se despidió de nosotros y rápidamente fuimos a por las maletas.

Yo pensaba que el edificio seria más pequeño y un poco más nuevo, era lo contrario  grande y por la fachada se veía algo viejo. Nos quedamos algo decepcionados.

De pronto vimos cerca de la puerta un señor, supusimos que era el que mandaba o algo así. Aquel señor nos mando entrar  al salón de actos, el cual era  muy grande, tenia un escenario y unas sillas unidas de color naranja y unas puertas al fondo de color verde las cuales servían para  entrar dentro de  las demás instalaciones, por lo menos era lo que yo pensaba.

Dejamos las maletas en un rincón.

El señor que nos recibió  nos dijo que nos sentásemos en las sillas.

Al poco rato llego otro colegio con otro proyecto.

El señor de antes mencionado nos  empezó a hablar  a todos diciendo:

-Hola chicos, esto es Briñas.

-Habéis venido para hacer una película , espero que os salga bien.

-Bueno como en todos los establecimientos habrá unas normas, que habrá que cumplir etc.

Cuando termino de decir las normas nos empezo a presentar algunos monitores

-esta  es janire

-este es peru

-este es Fidel  etc.

Los tendréis para que os ayuden.

Cuando termino de hablar salimos del salón de actos …

El comedor

•noviembre 27, 2008 • Dejar un comentario

Comiendo

Comiendo

Por Zuberoa Elosegui:

El comedor de Briñas era un espacio amplio y con más de 11 mesas y más del doble de sillas. Las mesas eran amarillo claro y las sillas iguales y con las pacas de metal.

En el comedor estuvimos nuestro colegio y los de Bermeo y ellos ocuparon 4 mesas grandes mientras que nosotros solo 2.

En el comedor las cocineras no iban donde ti a servirte la comida, tu ibas a donde ellas y cogías una bandeja que tenía 5 huecos 2 para el postre, 2 para la comida y otro para el pan. Este último era alargado y poco profundo.

Las cocineras solo estaban presentes en la comida y cena.

Porque en el desayuno cogías un plato y te echabas galletas o pan mantequilla o mermelada y luego cola-cao, azúcar, descafeinado…

Mientras que en la merienda estabas fuera  comiendo el bocadillo.